Inauguramos nueva sección en nuestro blog: Conoce a nuestras Guías, una serie de entrevistas para conocer mejor a nuetras maravillosas maestras y Guías Montessori.

LIVIA AMIREBRAHIMI – Guía AMI Casa de Niños en Montessori Village Piovera

1. ¿Por qué decidiste ser maestro?

Bueno, en realidad he dado unas cuantas vueltas hasta llegar hasta aquí. Primero estudié Biología y después Literatura pero durante los años de carrera daba clases de inglés en escuelas y los veranos en campamentos. Fue en ese camino cuando me di cuenta de que realmente quería dedicarme a la educación pero no dentro del sistema tradicional.

2. ¿Cuál es tu filosofía respecto a la enseñanza?

Creo en una educación en la que el niño/a tiene que ser el protagonista de su proceso educativo y en el que se respeten sus ritmos e intereses en cada momento. Entiendo el aprendizaje como un proceso vivencial y activo.
Para eso es importante ofrecer al niño/a un ambiente interior y exterior seguro, que fomente su autonomía y que sea estimulante. Un ambiente donde pueda moverse libremente y donde pueda desarrollar su curiosidad a partir de su propia experiencia, ya sea a través de los materiales del ambiente interior o de la propia naturaleza.
Me gusta mucho la idea de la escuela como una casa, “La casa de los niños y de las niñas” entendida como un espacio donde se mezclen las edades dentro de cada ambiente y donde convivan con pequeños y mayores en los espacios comunes como el comedor o el jardín. En definitiva que sea un espacio integrado en la vida cotidiana en la que cada cosa es una oportunidad para aprender.

En este tipo de educación me parece muy importante el papel de la Guía, que si bien, no es la protagonista del aprendizaje tiene un rol fundamental a la hora de observar y de guiar a cada niño en su proceso.

3. ¿Cómo conocisteis Montessori?

Cuando empecé a formarme en pedagogía alternativa me di cuenta de que muchas escuelas que no eran Montessori utilizaban muchos de sus materiales, y a raíz de ahí empecé a investigar.

¿Por qué Montessori? (y no otras pedagogías: Waldorf, escuela libre…)

En realidad he ido picando de aquí y de allá durante varios años y, creo que todos los enfoques tienen cosas interesantes. Sin embargo, llegado un momento, sentí la necesidad de adentrarme en un pedagogía que fuera un sistema en sí mismo que me diera una visión más completa de todo el proceso educativo y que me sirviera para ir encajando esas otras cosas que había ido aprendiendo. Por eso elegí Montessori, que además lleva muchos años de tradición y experiencia, y estoy muy contenta.

4. ¿Con que formación te has formado?

Estudié la formación de Casa de Niños en AMI en México.

5. ¿Por qué AMI?

Elegí AMI porque tiene reconocimiento internacional y porque sabía que era una formación muy completa. El periodo abarca de 3 a 6 años, pero algunos de los materiales de lengua y mates se pueden utilizar incluso en los primeros años de primaria.

¿Cómo definiríais la formación que has recibido en tres palabras?

Fascinante, útil y completa.

6. ¿Qué cambió en tí tras tu formación?

Muchas cosas, la verdad.
En primer lugar, me ha dado las herramientas teóricas y prácticas para acompañar el proceso de aprendizaje de niños y niñas de 3 a 6 años, que es un momento precioso de descubrimientos.
Además, me quedé fascinada con la propia María Montessori, una mujer visionaria, con una mirada hacia el niño desde el respeto y la dignidad que sorprende a día de hoy. Leerla ha sido todo un placer. Por no hablar del método, tan vanguardista e ingenioso que está totalmente vigente. Por suerte, cada vez se la conoce más, aunque siento que aún no tiene el reconocimiento que se merece.

7. ¿Crees que es importante tener una buena formación?

Si, mucho. La Guía es la conexión entre el material y el niño, por lo tanto tiene que conocer muy bien a ambos.

8. A parte de la formación Montessori, ¿qué otras formaciones son necesarias?

Creo que el método Montessori se complementa muy bien con otras formaciones con enfoque respetuoso, como por ejemplo la Educación Creadora para la parte artística, la Escucha Activa para el acompañamiento emocional, Pikler y Acotourier para el movimiento o la mirada de Rebeca y Mauricio Wild para profundizar en los límites. También me parece necesario transmitir valores en ecología, igual y diversidad.