Hoy conocemos a David Serpis Alcázar, 27 años, Guía Montessori AMI en el centro Montessori Village de Alcalá de Henares

“Mi vida es una mezcla de culturas y experiencias que tejen la persona que soy hoy en día. Mi interés por la pedagogía radica del deseo irrefrenable de alentar y ayudar a las demás personas a llegar a ser y a seguir sus propios procesos de aprendizaje internos desde el respeto hacia uno mismo. En mi camino vital me he topado con la escucha activa, con el yoga, el feminismo y el mundo de la pedagogía libre.

Para mí ser guía es mucho más que ser una parte activa de un espacio. Ser un guía Montessori, es ser consciente de uno mismo y de sus procesos internos, para intentar ser lo que las niñas y niños necesitan de ti. Es practicar la humildad y abordar cada día y cada situación con la misma inocencia que nos rodea en un ambiente Montessori.

¿Por qué decidiste ser maestro?

Siempre quise trabajar con niños y niñas, pero no siempre tuve el valor de seguir mis sueños, hasta que un día, la vida me dio la oportunidad de cambiar de rumbo y empezar a ser más coherente con lo que siempre he querido hacer. Desde pequeño nunca supe encajar con el sistema educativo tradicional. Formar parte de una alternativa, real y respetuosa me reconcilia conmigo mismo y me da la oportunidad de ser parte de la solución. Un sistema educativo que se centre en los niños  y niñas y no en expectativas que como adultos les proyectamos a diario.

¿Cuál es tu filosofía respecto a la enseñanza?

Creo en un modelo educativo que siga los intereses y capacidades de las niñas y niños, que no obvie ni deje de lado ninguna capacidad ni tipo de inteligencia. Un método pedagógico en el cual se tenga en cuenta el contexto y emociones de las niñas y niños. Un espacio seguro en el cual puedan aprender y crecer a través de la experiencia y el juego.

Considero que los adultos y adultas en este tipo de ambientes deben de ser facilitadores, deben acompañar las emociones de los y las niñas, siendo una parte del ambiente, no protagonistas.

  “Los mecanismos escolares son extraños a la vida social contemporáneoea, del mismo modo que esta se halla excluida, con sus problemas, del campo educativo. El mundo de la educación es una especie de isla donde los individuos, separados del mundo, se preparan para la vida, permaneciendo extranjeros a la misma.”

Montessori, M. 2014. La mente absorvente del niño. Países Bajos: Montessori-Pierson Publishing company, p8

¿Cómo conocisteis Montessori? ¿Por qué Montessori? (y no otras pedagogías: Waldorf, escuela libre…)

Puedes encontrar materiales Montessori en todo tipo de escuelas y pedagogías, así que, cuando empecé a interesarme por este tipo de enseñanzas inevitablemente di con ella.

En cuanto a porque escogí formarme específicamente en Montessori, fué debido a que su pedagogía es un referente mundial, Montessori es una pedagogía provada y activa en cientos de países durante casi un siglo y supone un método muy completo y una base solida para cualquier aprendizaje posterior que quisiese hacer. Además, me sorprendió el nivel de autonomía el cual llegan a adquirir los niños y niñas.

¿Con que formación os habéis formado?

Me forme como Guía Ami de casa de niños en Merida, Yucatan en Mexico, rodeado de personas y maestras maravillosas que me enseñaron el valor del aprendizaje cuando nace desde el interior de uno mismo.

¿Por qué AMI? ¿Cómo definiríais la formación que habéis tenido? ( 3 palabras )

Transformadora, integral, armonia.

¿Qué cambió en vosotros tras vuestra formación?

Me llevo muchas cosas. Aprender de una cultura en la que el tiempo tiene un valor distinto, más pausado. Conseguir una base teórica y practica muy extensa en pedagogía. Aprender el valor de atender a los pequeños detalles de la vida y el trabajo, ser mas minucioso y entregado a lo que estoy haciendo en cada momento y tomar cada enseñanza como un tesoro y dar cada lección con humildad y respeto.

¿Crees que es importante tener una buena formación?

Es vital tener una buena formación, sin embargo, es más importante ser una persona atenta, paciente, calmada y entregada.

A parte de la formación Montessori, ¿qué otras formaciones son necesarias?

Creo en la formación continua, hay multitud de formaciones que encajan bien con Montessori y que te ayudan a tener una visión global y tener más herramientas. Un ejemplo es la escucha activa.