Hoy entrevistamos a Maria Nieto, Guía Montessori en Comunidad Infantil en la escuela Montessori Village La Moraleja.

¡Muchas gracias María por tu tiempo!

¿Por qué decidiste ser maestra?

Desde muy pequeña empecé a acompañar a mis primos y primas, luego trabajé en una ludoteca, lo que me dio mucha experiencia. Siempre he estado en contacto con niños y niñas, además de ser monitora en un grupo scout desde hace varios años. Poco a poco, fue gustándome cada vez más la enseñanza, pasar tiempo con ellos y ellas y mostrarles algunas experiencias y nuevos conocimientos. Me gustó mucho la idea de entrar en la educación formal y salir un poco del ocio y tiempo libre. Realice mis prácticas durante la carrera en varios centros públicos y concertados para ver distintas formas de enseñar y fue así como empecé la formación de educadora infantil.

 ¿Cuál es tu filosofía respecto a la enseñanza?

Mi filosofía es:
1. Seguir al niño y a la niña
2. Respetar sus ritmos de aprendizaje
3. Ofrecer la oportunidad de tomar decisiones
4. Darles libertad para expresarse y moverse por el espacio.
5. Escuchar activamente
6. Dejarles actuar, manipular, sentir
7. Conocer la evolución a nivel biológico y emocional, para así poder entender muchas de las situaciones por las que pasan
8. Disfrutar y aprender de ellos y ellas
9. Jugar y seguir siendo la niña que todas llevamos dentro

¿Cómo conocisteis Montessori? ¿Por qué Montessori? (y no otras pedagogías: Waldorf, escuela libre…).
Empecé a escuchar su nombre en la universidad, cuando conocí a más pedagogos y pedagogas a lo largo de la historia. Sin embargo, no fue hasta realizar un curso introductorio que me metí más profundamente en la pedagogía. Gracias a esa experiencia, tuve que buscar más y más, por lo que me fui a Tailandia a observar y participar de voluntaria en una escuela Montessori durante tres meses.
Si algo tengo que agradecer en estos años, es a esa familia que me abrió las puertas de su casa y me dio la oportunidad de conocer todo este trabajo que durante años María Montessori fue creando y difundiendo.
Después de ello, empecé un master sobre la pedagogía Montessori para ser guía Montessori AMI de 0 a 6 años.
Actualmente trabajo en el centro Montessori Village de la Moraleja en Comunidad Infantil.
Elegí Montessori porque me enamoré de ver la educación, de transmitir la pasión y la vida práctica como algo natural, algo tan simple que está inmerso en nuestra cultura sea tan importante de tenerlo en nuestro día a día en las escuelas como aprender a regar las plantas, a doblar telas, cuidarse a una misma, lavar una mesa, aprender a preparar alimentos, transportar muebles, etc.
Aprender jugando, actuando y moviéndonos por el espacio es una parte importantísima de esta pedagogía, además de tener un ambiente preparado a la perfección para la altura de los niños y niñas, donde se tenga en cuenta sus necesidades y donde puedan manipular cualquier cosa que se coloque dentro del salón.
Además, María Montessori, a parte de ser una mujer muy creativa, fue una mujer llena de fuerza, de renovación, de lucha y es algo que me caracteriza como persona, sobre todo a seguir su legado ahora que forma parte de mí. Difundir esta pedagogía, me parece una de las mejores tareas y regalos en la educación que me han podido hacer, transmitir a todo el pueblo, a toda la sociedad sin excepción y donde poco a poco, consigamos que esté al alcance de todas las personas.
Decidí por todo esto quedarme con esta pedagogía, no obstante, me parecen igual de importantes otras y creo que es muy positivo llenarte e impregnarte de muchas pedagogías. Cuanto más formación y diferentes puntos de vista tengas, más enriquecimiento personal y profesional puedes conseguir.

 ¿Con que formación te has entrenado?

Me formé en la Universidad Autónoma de Madrid como educadora infantil. Después empecé un master en Pedagogía Montessori en la universidad de Vic, Barcelona. Soy guía AMI de 0 a 3 años y ahora estoy cursando el curso de guía AMI de 3 a 6 años, que finalizaré en el mes de Mayo del 2018.

¿Por qué AMI? ¿Cómo definiríais la formación que habéis tenido?

• Intensa
• Completa
• Útil
• Amistad
• Unión
• Observación
• Conexión conmigo misma
• Capacidad para hacer cualquier cosa
• Sacrificio
• Entender y conectar más con los niños y niñas

¿Qué cambió en vosotras tras vuestra formación?

Me cambió mi manera de ver lo capaces que son los niños y niñas con tan sólo meses de edad. Aprendí mucho sobre lo que influye el antes de nacer y los dos primeros años de vida.
Pero sobre todo, he aprendido a observar y a no intervenir antes de tiempo, además de conocer otra forma de transmitir mi pasión por la educación, mucho más viva, más práctica y duradera, aunque pasen los años funciona a la perfección puesto que tiene en cuenta la evolución de las personas.
También ha cambiado una parte de mí, disfruto más del tono de voz suave, de la calma, me he vuelto más perfeccionista y más ordenada, es algo que tengo que agradecer mucho de esta formación, va hilado a mi filosofía de vida.

¿Crees que es importante tener una buena formación?

Por supuesto, es la base de cualquier guía y cualquier docente. Creo que siempre hay que estar en continua formación en este tipo de profesión, actualizarse con las generaciones que se incorporan en la sociedad. Además, tener presente cualquier tema que suceda a mi alrededor, sea de tema social, político, histórico o una simple curiosidad que me mantenga conectada y con ilusión para saber más y más del mundo que nos rodea, es una virtud que me caracteriza.

 A parte de la formación Montessori, ¿qué otras formaciones son necesarias?

Para mi es muy importante formarse en escucha activa, disciplina positiva, cómo motivar en el proceso de aprendizaje y en varias pedagogías alternativas a la que ya conocemos o tenemos en el centro para conocer distintas maneras de actuar y de enriquecerte como profesional.