Hace una semana iniciamos la serie de cuatro post en los que explicamos cómo es una escuela Montessori y sus características. Esta semana queremos mostraros la existencia de un lugar en la escuela Montessori donde se está produciendo la magia del desarrollo más enigmática del ser humano: El Nido.

El ambiente de Nido es uno de los espacios más diferentes en comparación con la escuela tradicional. Es el salón de los más pequeños, desde 4 meses hasta los 18 meses, y pese a que es el aula de bebés no hay cunas, no hay hamacas, no hay tronas y conviven junto con sus guías en un espacio hecho con todo detalle para ellos, un espacio en el que el protagonista es el movimiento libre.

Cuando les explicamos esto a las familias y visitas interesadas se suele dar un silencio y acto seguido infinitas preguntas: ¿dónde comen? ¿cómo duermen? ¿qué hacen? Todos los esquemas se han roto, ¿qué hacen entonces los bebés en la escuela Montessori?

Durante los siguientes párrafos vamos a intentar dar luz a todas estas preguntas.

20160507_101254

El ambiente

El ambiente de Nido es un lugar armónico, bello, decorado con colores tranquilos, neutros, con materiales muy limitados y ordenados de una manera concreta. Debe ser un segundo hogar para los bebés, y por ello y ante todo, el Nido debe ser acogedor, por eso encontramos plantas, cortinas, todo dispuesto para cuidar la seguridad del bebé.  En este espacio encontramos todo lo que podemos necesitar para convivir con los más pequeños, un espacio de descanso, un espacio para la higiene, un espacio para el trabajo- juego y el movimiento, y un área para comer. En cada uno de estos espacios,  tal y como hemos comentado anteriormente, no hay cunas, tronas, hamacas o cualquier otro tipo de mobiliario donde el niño no pueda entrar y salir por si solo.

Todo lo que el bebé puede manipular está a su alcance y el material de trabajo está dispuesto en estanterías de madera natural hechas a mano. Pero sobre todo, lo más importante en Nido es espacio libre de mobiliario para fomentar el movimiento libre de los bebés, así como materiales que inciten al arrastre o desplazamiento.

nido3

Los bebés descansan en cunas bajas prácticamente a ras de suelo para fomentar de nuevo el movimiento libre, aprendiendo de esta manera también a tener conciencia de sus necesidades y autonomía.

El momento de la comida debe ser un momento tranquilo y especial, ellos comen en sillas cubo hechas a mano desde el momento en que pueden sentarse por sí solos. Se fomenta la autonomía desde que su desarrollo motor se lo permite y por eso siempre tienen la posibilidad de comer por ellos mismos.

nido4

El material

El material del ambiente de Nido debe dar la posibilidad al bebé de desarrollar sus sentidos mediante experiencias sensoriales. Sin embargo, una de las diferencias más importantes es que estos materiales no tienen como objetivo entretener al bebé, sino realmente son un medio que les ayuda a descubrir, comprender el mundo y a darles el poder de modificar su ambiente. Estos primeros pasos son los que le darán la capacidad y seguridad para continuar su viaje hacía la independencia y autonomía.

Algunos de ellos ayudan sobre todo al desarrollo de la motricidad fina, y otros al desarrollo de la motricidad gruesa. Los bebés tienen libertad de movimiento para utilizarlos y los agarran cuando desean.

nido1

El adulto

El adulto que guía en el ambiente de Nido debe ser una persona especializada en el desarrollo del bebé, en el acompañamiento del movimiento libre y entrenada en Montessori. Debe ser una persona con una clara conciencia de su relación entre el ambiente y el niño, con una creencia ciega en el niño y sus potencialidades.

 

El adulto debe también pasar por un proceso personal, debe conocerse a sí mismo, siendo consciente de sus propias capacidades físicas y emocionales para poder aprender de los niños día a día.

 

Contacto
close slider
El responsable del tratamiento de los datos personales facilitados en el formulario de contacto es Monvil Expansión SL, quien tiene un interés legítimo en tratarlos con la finalidad de atender las consultas que nos plantee a través del mismo. En función de la consulta planteada es posible que tengamos que ceder sus datos personales a las entidades que integran la Firma Montessori Village y podrán acceder a sus datos personales los prestadores de servicios de Montessori Village. Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como otros derechos, como se explica en la Política de Privacidad.