Seguimos dando un paso más, conociendo un poco más sobre la escuela Montessori. Esta vez  encontramos el ambiente de Comunidad infantil, el aula de la independencia.

Este ambiente acoge a niños de entre 18 meses y prácticamente los 3 años de edad, justo el momento del “yo solo”, del “yo puedo”. La construcción de la personalidad, autonomía, el lenguaje y la autoestima están en ebullición, por ello en este espacio se trabaja la independencia del adulto y se potencia el lenguaje. La individualidad de cada uno se hace más latente, así como la creación de su propia voluntad. Por ello, no encontramos grandes mesas donde todos a la vez tengan que hacer una misma actividad, pues cada uno lo hace en su momento, a su tiempo, respetando los intereses y momentos de desarrollo de cada uno.

Lo más importante en esta etapa no es saber pegar gomets, ni aprender los colores, ni saber diferenciar 30 especies diferentes de animales, lo importante es que puedan ser independientes pues no hay libertad sin independencia, y no hay felicidad sin ello tampoco.

rivas1

El ambiente

El ambiente, comparado con Nido, crece: las estanterías, el mobiliario, los espacios, etc. El aula es un espacio diáfano de grandes dimensiones divido por estanterías, gracias a ellas podemos ver diferentes áreas: vida práctica, psicomotricidad fina y movimiento y lenguaje.

Vida práctica es el corazón del aula de Comunidad infantil, un área donde se aprende a vivir, a crear independencia y autonomía. Son ejercicios sencillos y actividades ordinarias que hacemos cotidianamente para embellecer, mantener y restablecer las condiciones adecuadas en nuestro ambiente, así como establecer y mantener relaciones sociales con nosotros mismos, nuestras familias y demás personas.

Los materiales

Los materiales en el aula de Comunidad infantil está hecho de material noble, colores suaves, natural y sobre todo frágil y rompible. Es importante que esto sea así pues ayuda al niño a tener un control de error mayor y por lo tanto a cuidar de sus movimientos.

Otra característica del material es que esté limitado en cantidad, de esta manera los niños desarrollarán la respeto, la pausa y la interacción con los compañeros. Además, el material debe tener un propósito real e inteligente para que cada actividad sirva al niño para trabajar sus capacidad psicomotoras pero con un resultado real y práctico.

El adulto

El adulto debe tener una confianza ciega en el niño. Sin embargo, su trabajo es fundamental dado que, a través de la observación, debe descubrir las necesidades reales de los niños e intentar satisfacerlas a través de los materiales propicias para el momento de desarrollo en el que se encuentra.

Además, el adulto deberá permitir el “error”, en Comunidad infantil los niños empiezan aprender a controlar su cuerpo, a cuidarse a sí mismo y de los demás. Cada vez que se ensucien, cada vez que se les caiga el agua, cada vez que pinten una pared, será una oportunidad perfecta para aprender y seguir desarrollando su voluntad y libertad.

edades2

Contacto
close slider
El responsable del tratamiento de los datos personales facilitados en el formulario de contacto es Monvil Expansión SL, quien tiene un interés legítimo en tratarlos con la finalidad de atender las consultas que nos plantee a través del mismo. En función de la consulta planteada es posible que tengamos que ceder sus datos personales a las entidades que integran la Firma Montessori Village y podrán acceder a sus datos personales los prestadores de servicios de Montessori Village. Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como otros derechos, como se explica en la Política de Privacidad.