El próximo mes de septiembre abrirá sus puertas la esperada escuela Montessori Village Maresme, y hoy os queremos presentar a la que es su directora, Raquel Fuentes.

Raquel, cuéntanos un poco tu trayectoria profesional y personal, ¿ Por qué este cambio?

Soy licenciada en Matemáticas y hasta hace poco he trabajado gestionando proyectos de consultoría informática y liderando equipos de trabajo.

Mi cambio se empezó a gestar al ser madre, mi preocupación se centró en darle a mi hijo una buena educación, que respetara sus propios ritmos y fomentara su autonomía.

Así que empecé a investigar y conocí Montessori, empezando a aplicarlo, en la medida de lo posible, en mi casa. Y viendo día a día los resultados.

Cuéntanos tu trayectoria profesional y personal, ¿Cómo has/habéis llegado hasta aquí?

Conocí a María Giménez en un curso y me planteó la posibilidad de abrir una escuela en Cataluña. Tierra por la que siente mucha afinidad, ya que cursó su certificación como guía AMI en Vic.

Lo vi claro, tenía delante de mí la posibilidad de cambiar hacia un trabajo que me permitiera conciliar mi vida profesional con mi maternidad, un proyecto con el que realizarme personalmente, y ofrecerle a mi hijo la escuela que tanto estábamos buscando.

Antes de comenzar como directora en MV Maresme, ¿Qué funciones tenías?

Gestionaba proyectos en una empresa de consultoría informática, lo cual creo que me aporta un buen perfil como directora de la escuela Montessori Village Maresme.

¿Por qué un proyecto con el método Montessori? Y ¿Por qué con Montessori Village?

Después de informarme mucho respecto a pedagogías alternativas a la tradicional, creo que Montessori es muy completa y fomenta en los niños todo lo que buscaba para mi hijo, autonomía, seguridad en si mismo, potencia al máximo lo mejor de él mismo y permite adquirir muchísimos conocimientos a través del juego y la manipulación.

Montessori Village me transmite seguridad en un proyecto 100% Montessori y de calidad. Me gusta su manera de trabajar personalizada en cada escuela, y la dedicación que demuestran.

A pesar de ser una franquicia, no son nada agresivos en crecimiento ni en precios, potenciando una gran familia de escuelas.

¿Qué es lo que te motiva a estar franquiciada en MV?

Pertenecer al grupo Montessori Village me transmite tranquilidad en calidad del proyecto educativo, ya que hay un seguimiento constante y una formación interna continua de todo el personal.

Me gusta su manera de hacer las cosas, y confío 100% en las creadoras del proyecto, Ana y María. Es un proyecto que han creado con cariño desde los cimientos y creo que eso se nota.