Educar a nuestros hijos en la sociedad actual es, a menudo, una aventura muy exigente y llena de obstáculos.

Los adultos a menudo nos sentimos culpables porque no somos capaces de ofrecer a nuestros hijos el acompañamiento que nos gustaría.

Necesitamos poder confiar en la escuela en la que nuestros hijos pasan la mayor parte de su tiempo y en educadores que les transmitan nuestros mismos valores.

Además, queremos que nuestros hijos sean atendidos en sus necesidades, tanto de aprendizaje como emocionales, con la prontitud y dedicación que merecen. Y queremos que estos puedan desarrollarse felices y según sus propios ritmos, sin entrar en competencia con los demás.

Por eso, en nuestras escuelas, lo más importante es el respeto hacia el niño y ofrecer a su familia un ambiente de confianza, cuidando rigurosamente la calidad pedagógica y la atención y comunicación que recibe. 

Montessori Village se convertirá en ese partner educativo, que respeta e impulsa tus mismas ideas de crianza y educación y que cuida a tus hijos como lo harías tú mismo.

Presentaciones y Jornadas de Puertas Abiertas 2020

La importancia de los primeros años de vida

Vivimos en una sociedad en la que todo funciona muy deprisa.

Los bebés y los niños son muchas veces los principales perjudicados de ese ritmo vertiginoso. Y los adultos a menudo nos sentimos culpables y responsables de no poder ofrecerles más tiempo y más dedicación. Las “guarderías”, a menudo, cumplen un papel meramente asistencial, sin tener en cuenta las verdaderas necesidades del niño.

La realidad sin embargo es que, los primeros años de un ser humano, está demostrado que son fundamentales en su desarrollo y su futuro emocional, social e incluso profesional. Debemos darles la importancia que se merecen. ¡Se pasan volando!

Los niños que no se encuentran expuestos a entornos ricos en lenguaje, que les permitan explorar y aprender, y a interacciones cálidas, sensibles y receptivas con los adultos de su alrededor, tendrán menos oportunidades de desarrollar las conexiones neuronales que configuran la arquitectura cerebral durante la primera infancia.

Esta certeza ha llevado a muchos adultos a marcarse los hitos de desarrollo como si de una competición se tratase y a querer “estimular” a sus hijos ofreciéndoles entornos llenos de colores, sonidos, pantallas, luces,… que lo único que consiguen es distraer al niño de sus verdaderas necesidades de aprendizaje y, en algunos casos, generan incluso hiperactividad. Ellos no necesitan que les “estimulemos”, sino que les ofrezcamos entornos seguros y preparados para que ellos solitos puedan desarrollar todo su potencial innato de aprendizaje.

En nuestras escuelas somos muy conscientes de todo esto y ofrecemos esos “oasis de calma” para ellos, donde tienen la libertad de desarrollarse a su ritmo, sin ese exceso de estímulos que tienen habitualmente a su alrededor.

NUESTROS CENTROS

¿Donde estamos?

PEDAGOGÍA MONTESSORI

¿Quieres saber más?

El rol del educador

El apego seguro es un vínculo de confianza que es consecuencia de haber atendido con
prontitud las necesidades básicas del niño.

¿Cómo un maestro puede atender con prontitud las necesidades básicas de cada niño en una clase de 15 o 20 niños?

Buena pregunta, quizás podríamos hacer esa pregunta a las persona que marcan los ratios en la etapa de Infantil.

Como dice Catherine L’Ecuyer, en un mundo educativo cada vez más “digitalizado”, hemos de recordar que el papel del maestro tiene mucha más trascendencia de la que nos imaginamos. Todos sabemos que los niños aprenden por imitación y el maestro transmite a sus alumnos las actitudes que él mismo haya encarnado con su vida. Es necesario que los maestros se den cuenta del impacto que tienen y tendrán, no solo en toda una generación de niños, sino también en el futuro de la humanidad.

En nuestras escuelas ponemos mucho valor en los adultos que acompañan a los niños, ya que de ellos depende que su estancia en la escuela sea realmente satisfactoria. Disponemos de dos educadores en cada aula permitiendo que se pueda realizar una atención personalizada y nos aseguramos de que estos educadores compartan nuestros valores y estén formados acorde a nuestra metodología interna (no sólo Montessori).