Cualquier ciencia tiene su propio vocabulario y terminología, y el método Montessori no es una excepción.

Los Montessorianos comparten un conjunto muy específico de referencias, que son breves y concisas, pero que cada una evoca, el mundo del niño tal como lo describe María Montessori.

El lenguaje Montessori actúa como una contraseña, permitiendo que el remitente y el receptor descodifiquen inmediatamente el mensaje que se está transmitiendo. Un glosario es una lista alfabética de palabras o expresiones especiales o técnicas.

El glosario de términos Montessori que se presenta aquí se relaciona con la teoría y la práctica para el nivel de infantil (3-6).

Fueron preparados por Annete Haines a solicitud de Molly O´Shaughnessy para acompañar su conferencia en el Curso de actualización anual que celebraron juntas en Tampa, Florida, en febrero de 2001.

Glosario

Mente absorbente

Una mente capaz de absorber conocimiento rápidamente y sin esfuerzo. Montessori dijo que el niño desde el nacimiento hasta los seis años tiene una mente absorbente.

Adaptación

Relacionado con la idea de la mente absorbente, hay un poder especial del niño pequeño que se puede llamar el poder de adaptación. Este poder es un proceso mediante el cual el niño pequeño utiliza el entorno para desarrollarse y, al hacerlo, se convierte en parte de ese entorno. El niño pequeño absorbe la cultura de su tiempo y lugar, absorbiendo todo el espíritu, las costumbres, las ambiciones / aspiraciones y actitudes de una sociedad simplemente viviendo en esa sociedad.

Análisis del movimiento

Una técnica utilizada por los maestros Montessori. El adulto, cuando muestra una acción compleja a un niño, la divide en partes y la muestra paso a paso, ejecutando cada movimiento de manera lenta y exacta. La acción se convierte así en una secuencia de movimientos simples y el niño tiene mayores posibilidades de éxito cuando se le “da la libertad de hacer uso de ellos”.

Casa de niños

Es la traducción para la Casa dei Bambini , nombre que dio Maria Montessori a su primera escuela en Roma. Un lugar para niños y niñas de 3 a 6 años para vivir y crecer con todo lo necesario para un desarrollo humano óptimo en un entorno seguro.

Clasificación

Asignación o distribución según características comunes. El niño pequeño participa en actividades de clasificación porque el proceso es esencial para la construcción del intelecto. El aula Montessori ofrece muchas oportunidades para la clasificación.

Concentración

Reconociendo que “cuanto más tiempo uno atiende un tema, ¡más dominio se tiene! el gran psicólogo estadounidense William James comentó: «Una educación que trabaja en mejorar esta facultad es la educación por excelencia»

Montessori, que sabía de  William James, se propuso hacer precisamente eso. Ella creía que si los ambientes pudieran prepararse con actividades que trabajen esa tendencia, la energía y el interés del niño se enfocaría precisamente en ese aspecto del ambiente.

Concreto a abstracto

Una progresión tanto lógica como de desarrollo apropiada. El niño es introducido primero a un material concreto que encarna una idea abstracta como el tamaño o el color. Dada la experiencia práctica, la mente del niño capta la idea inherente al material, las formas y la abstracción. Solo a medida que el niño se desarrolla, es capaz de comprender gradualmente la misma idea en forma simbólica.

Control de error

Una forma de proporcionar retroalimentación instantánea. Cada actividad Montessori proporciona al niño alguna forma de evaluar su propio progreso. Esto pone el control en manos del aprendiz y protege la autoestima y la automotivación del niño. El control del error es un aspecto esencial de la autoeducación.

Coordinación del movimiento

Uno de los principales logros de la primera infancia. A través del propio esfuerzo del niño, se obliga a refinar su coordinación muscular y, en consecuencia, adquiere niveles cada vez más altos de funcionamiento independiente. Debido a esta necesidad de desarrollo, los niños se sienten atraídos por actividades que implican movimiento y, especialmente, por aquellas que exigen un cierto nivel de exactitud y precisión.

Creatividad / Imaginación

La imaginación implica la formación de un concepto mental de lo que no está realmente presente a los sentidos. La creatividad es un producto de la imaginación y resulta de la recombinación mental de ideas imaginadas en formas nuevas e inventivas. Ambos dependen de las imágenes mentales formadas a través de la experiencia sensorial.

Ciclo de actividad

Los niños pequeños, cuando participan en una actividad que les interesa, la repetirán muchas veces y sin ninguna razón aparente, deteniéndose repentinamente solo cuando la necesidad interna que obligó al niño a la actividad ha sido satisfecha. Para permitir la posibilidad de ciclos de trabajo prolongados, Montessori aboga por un período de trabajo interrumpido de tres horas.

Desarrollo de la voluntad

La capacidad de voluntad, o elegir hacer algo con intención consciente, se desarrolla gradualmente durante la primera fase de la vida y se fortalece a través de la práctica. El entorno Montessori ofrece muchas oportunidades para que el niño elija. La fuerza de voluntad, o autocontrol, resulta de las muchas y pequeñas elecciones de la vida diaria.

Desviaciones

Comportamiento comúnmente visto en niños que es el resultado de algún obstáculo para el desarrollo normal. Tal comportamiento puede entenderse comúnmente como negativo (un niño tímido, un niño destructivo, etc.) o positivo (un niño pasivo y tranquilo).

Tanto las desviaciones positivas como las negativas desaparecen una vez que el niño comienza a concentrarse en una actividad elegida libremente.

Autodisciplina

La disciplina en un aula Montessori bien administrada no es el resultado del control del maestro o de las recompensas o los castigos. Su fuente proviene de cada individuo que puede controlar sus propias acciones y tomar decisiones positivas con respecto al comportamiento personal. La autodisciplina está directamente relacionada con el desarrollo de la voluntad.

Ejercicios de vida práctica

Una de las cuatro áreas de actividades del entorno preparado por Montessori. Los ejercicios de Vida Práctica se asemejan al simple trabajo de la vida en el hombre: barrer, limpiar el polvo, lavar los platos, etc. Estas actividades con propósito inteligente, ayudan al niño a adaptarse a su nueva comunidad, aprender a controlarse y comenzar a verse a sí mismo como una parte contribuyente de la unidad social. Su intelecto crece mientras trabaja con sus manos; Su personalidad se integra a medida que el cuerpo y la mente funcionan como una unidad.

Falsa fatiga

Un fenómeno observado en las Casas de Niños en todo el mundo, a menudo aproximadamente a las 10 a.m., al finalizar el primer tercio del ciclo de trabajo de tres horas.

Los niños parecen perder interés en el trabajo, su comportamiento se vuelve desordenado y el nivel de ruido aumenta. Puede parecer que los niños están cansados. Sin embargo, si la guía entiende que esto es simplemente una fatiga falsa, volverán a trabajar por su cuenta y su trabajo estará en un nivel aún más alto que antes.

Gracia y cortesía

Un aspecto de la vida práctica. Las pequeñas lecciones que demuestran un comportamiento social positivo ayudan al niño pequeño a adaptarse a la vida en grupo y a armarla con el conocimiento del comportamiento socialmente aceptable: información práctica, útil tanto dentro como fuera de la escuela.

Ayuda de la periferia

La periferia es la parte del niño que entra en contacto con la realidad externa. El niño toma impresiones a través de los sentidos y a través del movimiento. Ayuda de la periferia significa presentar objetos y actividades de tal manera que evoque movimientos intencionados por parte del niño. «Nunca damos al ojo más de lo que damos a la mano».

Tendencias humanas

Un principio fundamental de la filosofía Montessori es que los seres humanos exhiben ciertas predisposiciones que son universales, que abarcan barreras de edad, culturales y raciales; han existido desde los albores de la especie y son probablemente de origen evolutivo. «Montessori destaca la necesidad de servir esos rasgos especiales que han demostrado ser tendencias del hombre a lo largo de su historia» Mario Montessori, 1966

Independencia

No depender de otro. Los hitos del desarrollo normal, como destetarse, caminar, hablar, etc. pueden considerarse una serie de eventos que permiten al niño lograr una mayor individualidad, autonomía y autorregulación. A lo largo de los cuatro planos de desarrollo, el niño y el adulto joven buscan continuamente ser más independientes, como si el niño dijera «ayúdame a ayudarme a mí mismo».

Preparación indirecta

La forma en que la naturaleza tiene de preparar la inteligencia. En cada acción, hay un interés consciente. A través de este interés, la mente se está preparando para algo en el futuro. Por ejemplo, un niño pequeño disfrutará armando varias formas triangulares, sin darse cuenta de que, debido a este trabajo, su mente luego aceptará más la geometría.

Presentación indirecta

Debido a la naturaleza absorbente de la mente del niño pequeño, cada acción o evento se puede ver como una lección. Se entiende que los niños aprenden observando a otros niños trabajar o supervisando una lección dada a otro. De la misma manera, absorben rápidamente los patrones de comportamiento y absorben el lenguaje utilizado por la familia, los vecinos e incluso la televisión.

Aislamiento de una dificultad.

Antes de dar una presentación, la guía Montessori analiza la actividad que quiere mostrar al niño. Los procedimientos o movimientos que pueden resultar molestos se aíslan y se enseñan al niño por separado. Por ejemplo, sujetar y cortar con tijeras, un movimiento simple, se muestra antes de cortar líneas curvas o en zigzag que tiene mayor dificultad. Las telas de doblar se muestran antes del lavado de la mesa, una actividad que requiere doblar. Las telas de doblar se muestran antes del lavado de la mesa, una actividad que requiere doblar. Una tarea no debe ser tan difícil que sea abrumadora, ni tan fácil que sea aburrida.

Apreciación del lenguaje

Desde los primeros días en el aula Montessori, los niños tienen la oportunidad de escuchar historias reales sobre temas conocidos, contados con gran expresión. Canciones, poemas y rimas son parte de la vida cotidiana de la clase. La maestra modela el arte de la conversación y escucha respetuosamente a sus jóvenes estudiantes. Ver el libro Mirar libros hermosos con imágenes preciosas y realistas también forma parte de la apreciación del idioma.

Explosión del aprendizaje

El desarrollo humano a menudo no es lento y constante, las adquisiciones parecen llegar de repente, casi de la noche a la mañana, y con un impacto explosivo. Tales explosiones de aprendizaje son la repentina manifestación externa de un largo proceso de crecimiento interno. Por ejemplo, la explosión del lenguaje hablado alrededor de los dos años de edad es el resultado de muchos meses de preparación interna y desarrollo mental.

Mente matemática

Todos los bebés nacen con mentes matemáticas, es decir, tienen una propensión a aprender cosas que mejoran su capacidad para ser exactos y ordenados, para observar, comparar y clasificar. Los humanos, naturalmente, tienden a calcular, medir, razonar, abstraer, imaginar y crear. Pero a esta parte vital de la inteligencia se le debe dar ayuda y dirección para que se desarrolle y funcione. Si las matemáticas no forman parte de la experiencia del niño pequeño, su mente subconsciente no las aceptará en una fecha posterior.

Máximo esfuerzo

Los niños parecen disfrutar del trabajo difícil, un trabajo que ponga a prueba sus habilidades y proporcione un sentido de su creciente poder. Se regocijan en dar su máximo esfuerzo. Por ejemplo, un niño pequeño tendrá dificultades para cargar una bandeja con vasos de agua o empujar una carretilla pesada, mientras que, si se les permite resolver sus propios problemas, preferirá pensar en una ecuación desafiante.

Edades mixtas

Una de las características del método Montessori es que los niños de edades mixtas trabajan juntos en la misma clase. La agrupación por edades se basa en planos de desarrollo. Los niños de 3 a 6 años de edad están juntos en la Casa de los Niños; Los niños de 6 a 9 años de edad comparten la primaria inferior y la primaria superior está formada por niños de 9 a 12 años. Debido a que el trabajo es individual, los niños progresan a su propio ritmo y hay más cooperación que competencia entre edades.

Normalización

Si los niños pequeños son capaces de experimentar repetidamente períodos de concentración espontánea en una actividad elegida libremente, comenzarán a mostrar las características del desarrollo normal: el amor por el trabajo, el apego a la realidad y el amor por el silencio y el trabajo en solitario. Los niños normalizados son niños más felices: entusiastas, generosos y útiles para los demás. Hacen elecciones de trabajo constructivas y su trabajo refleja su nivel de desarrollo.

Obediencia

La obediencia es un acto de voluntad y se desarrolla gradualmente, mostrándose «inesperadamente al final de un largo proceso de maduración». Mientras este desarrollo interno está sucediendo, los niños pequeños pueden obedecer de vez en cuando, pero son completamente incapaces de obedecer consistentemente. A medida que su voluntad se desarrolla a través del ejercicio de la libre elección, los niños comienzan a tener la autodisciplina o el autocontrol necesarios para la obediencia.

Puntos de interés

Montessori se dio cuenta de que, si los niños dedicaban demasiado tiempo a una tarea compleja o no lograban dominar los detalles necesarios, el ejercicio dejaría de interesarlos. Por lo tanto, ella sugirió que los puntos de interés se intercalasen a lo largo de cada actividad. Estos puntos guían al niño hacia su objetivo y estimulan la repetición y el interés al ofrecer una respuesta inmediata, o lo que Montessori llamó control del error. El desempeño del niño se refina mediante prueba y error, y los puntos de interés actúan como indicadores en el camino hacia el éxito.

Ambiente preparado

El aula Montessori es un entorno preparado por el adulto para los niños. Contiene todos los elementos esenciales para un desarrollo óptimo, pero no es nada superfluo. Los atributos de un entorno preparado incluyen orden y realidad, belleza y simplicidad. Todo es de tamaño infantil para mejorar el funcionamiento independiente de los niños. Un adulto entrenado y un grupo suficientemente grande de niños de edades mixtas constituyen una parte vital del ambiente preparado.

Presentación

El adulto en el entorno Montessori no enseña en el sentido tradicional. Más bien, se le muestra al niño cómo usar los diversos objetos y luego lo deja libre para explorar y experimentar. Este acto de mostrar se llama presentación. Para ser efectivo, debe ser de forma lenta y exacta, paso a paso, y con un mínimo de palabras.

Embrión Psíquico

Los primeros tres años de vida son un período de creación mental, así como los nueve meses en el útero es un período de creación física. El cerebro espera experiencia en el medio ambiente para desarrollar el modelo genético. Dado que el desarrollo mental ocurre después del nacimiento, Montessori llamó al infante humano un embrión psíquico.

Repetición

El trabajo del niño pequeño es muy diferente del de los adultos. Cuando un adulto trabaja, se propone cumplir un objetivo y deja de hacerlo cuando el objetivo ha sido alcanzado. Un niño, sin embargo, no trabaja para lograr un objetivo externo sino interno. En consecuencia, repetirá una actividad hasta que se logre la meta interna. El impulso inconsciente de repetir ayuda al niño a coordinar un movimiento o adquirir cierta capacidad.

Periodos sensibles

Los niños pequeños experimentan periodos transitorios de sensibilidad, y están motivados intrínsecamente  a la actividad por sensibilidades específicas. Se cree que un niño en un período sensible exhibe concentración espontánea cuando participa en una actividad que coincide con una sensibilidad particular. Por ejemplo, los niños en un período sensible para el orden serán atraídos a actividades que involucran ordenar. Se les observará eligiendo tales actividades y concentrándose profundamente, a veces repitiendo la actividad una y otra vez, sin recompensa o estímulo externos. Los niños pequeños se sienten naturalmente atraídos hacia aquellos aspectos específicos del entorno que satisfacen sus necesidades de desarrollo.

Materiales sensoriales

Los materiales sensoriales fueron creados para ayudar a los niños pequeños en el proceso de crear y organizar su inteligencia. Cada material diseñado científicamente aísla una cualidad que se encuentra en el mundo de los colores, los tamaños, las formas, etc. Este aislamiento centra la atención en este aspecto. El niño, a través de la manipulación repetida de estos objetos, viene a formar ideas claras o abstracciones. Lo que no se puede explicar con palabras, el niño lo aprende con la experiencia de trabajar con materiales sensoriales.

Simple a complejo

Es un principio utilizado en la secuencia de presentaciones en un aula Montessori. Los niños son introducidos por primera vez a un concepto o idea en su forma simple. A medida que progresan y se vuelven capaces de hacer conexiones más complejas, eventualmente pueden manejar información que está menos aislada.

Socialización

Es el proceso mediante el cual el individuo adquiere los conocimientos y las disposiciones que le permiten participar como miembro efectivo de un grupo social y en un orden social dado. “El aprendizaje social óptimo tiene lugar cuando los niños están mezclados en diferentes edades”

Juegos de sonido

Muchos niños conocen el alfabeto, pero no han analizado los sonidos con palabras ni saben que las palabras están formadas por sonidos separados (conciencia fonética). Desde la edad de dos años (o tan pronto como el niño habla con fluidez), los juegos de sonidos pueden hacerlos conscientes de los sonidos en las palabras.

Ciclo de trabajo de tres horas

A través de años de observación en todo el mundo, Montessori llegó a comprender que, cuando se los dejaba en libertad, los niños mostraban un ciclo de trabajo distinto que era tan predecible que incluso se podía sacar una gráfica con su patrón. Este ciclo, con dos picos y un valle, durando aproximadamente tres horas. En las escuelas Montessori, los niños tienen tres horas de tiempo abierto e ininterrumpido para elegir un trabajo de forma independiente, comprometerse profundamente y repetir a su propia satisfacción.

Enriquecimiento del vocabulario

El vocabulario de los niños pequeños aumenta exponencialmente de 3 a 6 años. Para alimentar este hambre natural de palabras, se proporciona vocabulario: los nombres de biología, geometría, geografía, etc., se pueden aprender, así como los nombres de las cualidades que se encuentran en el material sensorial. La mente absorbente del niño toma todas estas nuevas palabras «de forma rápida y brillante».

Trabajo

Desde una perspectiva evolutiva, el largo período de la infancia existe para que los niños puedan aprender y experimentar en un entorno relativamente libre de presión. La mayoría de los científicos sociales se refieren a esta experimentación sin presión, como un juego, aunque Montessori prefirió llamar a esta actividad el «trabajo de la infancia». Los niños ciertamente son serios cuando participan en el tipo de juego que satisface las necesidades de desarrollo y, dada la libertad y el tiempo, elegirán actividades con un propósito inteligente, más alla de las de fantasía frívolas.

 

Annete Haines, Enero 2001

Ami Journal 2017-2018 (AMI)