.. «¡Pues cómprate un mono!» ¿Os suena?
Muchos niños se aburren y parece mentira con la de cosas que tienen, pero es algo muy común ya que muchas veces, de tanto que tienen, no saben ni por donde empezar, nada es novedad y no se entretienen salvo los dos primeros minutos.

Una solución fácil y que funciona es el tarro del aburrimiento. Es tan simple como un bote lleno de actividades variadas escritas en tarjetas. Y construir el tarro del aburrimiento es ya ¡una actividad en si misma!

Es ideal que las actividades «anti-aburrimiento» las elijan nuestros hijos y si pueden las escriban ellos mismos en las tarjetas, y os sorprenderán lo que escribirán: cocinar, limpiar las ruedas de la bici de papá, limpiar la jaula al conejo, fregar, ordenar mi ropa, ducharme… Vida práctica 100%.

Tan solo necesitamos: un tarro o bote vacío, papeles o cartulinas donde escribir las actividades y ya está!
– «Mamaaaaá…Me aburrooooo» – «Vamos a ver en el bote del aburrimiento que actividad encontramos» e irán corriendo!

tarro1
tarro2
tarro3
tarro4
tarro5
tarro6tarro7