Es un éxito poco válido que los niños escriban palabras o números que no entienden, si un niño comienza a escribir ha de ser a partir de sus intereses: debe empezar por una palabra que esté en su mente y no palabras que le dicten o tenga que copiar.

El niño analizará los sonidos de esas palabras, después representará los sonidos con su letra, que es su símbolo, y así sabremos cómo estará siendo el progreso de análisis y codificación del infante.

Cuando a nuestros pequeños en casa de niños se les ha presentado entre 12 y 15 sonidos de nuestro alfabeto, ya estará en el camino correcto hacia la lectura mecánica.

Pero ¿cuándo comienzan a leer? ¿A qué edad? ¿Qué materiales son los adecuados para comenzar con la lectura? ¿Por qué comienzan a leer en letra de imprenta en cambio comienzan a escribir en cursiva ligada?

El esquema de lectura está basado en las ideas de María Montessori sobre el desarrollo del lenguaje y en su trabajo acerca de la preparación indirecta y el análisis científico de lo que se debe enseñar para leer.

En un ambiente Montessori la escritura precede la lectura.

El niño está construyendo palabras con el alfabeto móvil por medio del análisis de cada sonido de una palabra. Es decir que el niño descompone la palabra en las partes que la componen.

*Hay niños que leen de manera espontánea con el alfabeto móvil, el guía nunca lee con este material.

La lectura es más difícil. No solamente tiene que analizar la palabra, sino que ahora necesita sintetizar, poner todas las letras juntas en su mente y saber lo que significa. La escritura es análisis y la lectura es síntesis. Con la escritura está pensando en la palabra, su propia palabra, analiza cada sonido y forma la palabra. Con la lectura necesita saber y entender lo que otra persona escribió, y sintetizar todos los sonidos juntos.

Cuando el niño puede reconocer la palabra, significa que la mayor actividad intelectual ha sido realizada. Nadie puede forzar a un niño a leer. Debe ser en su propio tiempo.

Leer en un ambiente Montessori viene unos meses después de escribir, y es un proceso espontaneo si la preparación fue adecuada.

Comenzará a leer con la primera caja de objetos fonéticos, en esa caja los letreros son en letra de imprenta, aunque la guía lo presentará en cursiva ligada, donde el niño, si tiene alguna dificultad a la hora de leer, la guía le ayudará a realizar el cambio de un tipología al otro, además reforzará la lectura con los siguientes materiales: tarjetas y libritos fonéticos, seguido de una secuencia de materiales más complejos, donde aumentará la dificultad para finalmente llegar a la lectura comprensiva.

Los niños tienen su propio ritmo de aprendizaje y no podemos dar una fecha ni una edad para la lectura y la escritura, pero si la presentación de materiales del área de lenguaje ha sido satisfactoria y la guía esta alimentando los períodos sensibles del infante, podemos encontrar niños que comienzan a leer a partir de los 4 años, sin esfuerzo, y sobre todo alimentando al nivel de desarrollo que nos dicta su cerebro, lo que llamamos periodos sensibles.

¿Cuáles son los beneficios de enseñar imprenta primero?

  1. La letra de imprenta es mucho más común. La mayoría de los libros y materiales educativos utilizan la letra de imprenta.
  2. El alfabeto móvil en letra imprenta es más fácil de usar que uno en cursiva.
  3. La letra cursiva es menos legible y difícil de leer. ¿Necesitas una prueba? Cualquier formulario para rellanar dice claramente: “Rellene en letra de imprenta”
  4. En cuanto a la escritura, es verdad que una “b” cursiva y “d” se ven menos parecidas entre sí que en sus versiones de imprenta. Sin embargo, la investigación actual sobre la dislexia y otras dificultades de aprendizaje muestran que hay mucho más sucediendo en el cerebro del niño que un simple flip-flip. Los niños que tienen dificultades con la lectura y la escritura están experimentando una falta de conexión entre la parte del cerebro que “ve” las letras y la parte del cerebro que “identifica” las letras. (Independientemente de su forma)