No hay nada mejor que los testimonios de nuestras propias familias, para hablar de nuestras escuelas.

Hoy, los invitados son tres familias del centro de Boadilla del Monte en Madrid.

“Gracias a una mala experiencia con la escuela pública de educación infantil, pudimos conocer esta maravillosa escuela dónde nuestro hijo Alejandro es feliz desde el primer día que entró. No conocíamos el método Montessori el cual nos pareció muy interesante para el desarrollo de una etapa tan importante como son los primeros años de vida de un niño.

Nos parece un acierto que en esta metodología se permita hacer una adaptación paulatina y con la compañía de uno de los padres en el aula, ya que esto hace que el pequeño adquiera más confianza a la hora de quedarse solo con el personal docente día tras día.

He de decir que la escuela Montessori Village Boadilla más que una escuela parece una casita dónde reina el amor y el respeto gracias a las Guías y al personal de Dirección, las cuales hacen sentir a cada niño especial, respetado y muy muy querido.

En definitiva, esta escuela es sin duda justo lo que queríamos para la etapa inicial de nuestro hijo. Es maravilloso encontrar a tu hijo feliz cada día que vas a recogerle.”

Padres de Alejandro de 16 meses de edad en el aula de Nido.

“Nuestra experiencia está siendo maravillosa, nuestra hija Carmen ha venido de China hace unos meses, y como a todas nos pasa, se nos acaba la baja maternal y hay que volver al trabajo. Por ello, desde que supimos que viajábamos a buscarla, iniciamos la búsqueda de una escuela que pudiera recoger aspectos muy importantes que nosotros consideramos esenciales para la correcta adaptación de nuestra hija a su nueva vida.

Sólo tengo palabras de agradecimiento hacia todo el equipo que forma parte de Montessori Village Boadilla. Desde la llegada de Carmen se han volcado en que su adaptación a todos los cambios que estaba sufriendo fuera de lo más llevadera, al principio tuvimos que hacer juntos un gran esfuerzo por ayudarla, pero ahora…, hay días que no quiere salir de allí. No sabéis que tranquilidad nos da esto a mi marido y a mí.
Por otra parte, en el período de adaptación me permitieron compartir el ambiente de Comunidad con todos los peques y en especial con Carmen, sólo como observadora, para que ella se fuera adaptando…, y con ello tuve la oportunidad de poder aprender, sólo un poco claro, a aplicar parte de esta metodología que tan buenos resultados está dando con nuestra hija, y en la que por otra parte creo firmemente.

En definitiva, sólo palabras de reconocimiento y agradecimiento a este grupo de profesionales que han logrado que Carmen reconozca la escuela como un nuevo espacio de una manera sencilla, y que además hacen que su autonomía y seguridad crezca poco a poco.”

Padres de Carmen de 24 meses de edad, alumna de Comunidad Infantil.

“Teníamos claro que la pedagogía Montessori era la mejor opción para educar a nuestro hijo en la independencia, autonomía, libertad, orden, iniciativa, voluntad, autodisciplina… son muchos los valores que este método ofrece, pero es esencial que sea impartido por guías certificados en un ambiente preparado y con los materiales necesarios. Fue por eso que decidimos que Montessori Village Boadilla era el lugar idóneo para nuestro peque.

 El trayecto diario desde Majadahonda -donde vivimos- a Boadilla lo hacemos encantados porque Marco es un niño feliz que adora ir a la guarde, su entusiasmo cuando está frente a la puerta del ambiente esperando para entrar refuerza a diario la decisión que tomamos.Tenemos la tranquilidad absoluta de que es tratado con amor y respeto siempre: su guía, Mara, es una mujer maravillosa que trata a los niños con delicadeza, cariño y un respeto inmenso.

Cada día observamos cómo nuestro hijo va alcanzando nuevas metas y superando retos, cómo cuida y ordena sus cosas, cómo colabora con mayor destreza en las tareas del hogar, cómo se concentra, cómo respeta a los niños con los que juega, últimamente hasta es capaz de no interrumpir y esperar cuando ve que alguien está ocupado. Nos consideramos una familia afortunada por poder asistir a esta escuela y estamos muy agradecidos a sus directoras, guías y asistentes porque contribuyen cada día a la felicidad de nuestro hijo; no podríamos pedir más. “

Padres de Marco de 28 meses de edad, alumno de Comunidad Infantil.