fbpx
Reading:
Descubriendo el Universo a través de los Ojos de un Niño: La Segunda Etapa del Desarrollo Montessori

Image

Descubriendo el Universo a través de los Ojos de un Niño: La Segunda Etapa del Desarrollo Montessori

febrero 12, 2024

La educación Montessori, con su enfoque holístico y respetuoso hacia el desarrollo infantil, nos ofrece una ventana única hacia el mundo interior y las necesidades evolutivas de los niños. Al adentrarnos en el Segundo Plano de Desarrollo, que abarca de los 6 a los 12 años, nos encontramos ante un periodo de transformación fascinante, donde el niño, lejos de disminuir su curiosidad, amplía su sed de conocimiento hacia horizontes más amplios y complejos. Este es un viaje a través de la mente del niño en esta etapa vital, sus características psicológicas, y cómo podemos, como guías y asistentes Montessori, facilitar su camino hacia el descubrimiento del mundo y de sí mismos.

Características Psicológicas del Niño de 6 a 12 Años

Durante este periodo, el niño se convierte en un pensador abstracto con una capacidad de razonamiento en auge. Su mente, eminentemente plástica, le permite establecer conexiones y aplicar el conocimiento adquirido de manera práctica. La curiosidad es su motor, llevándolo a cuestionar incansablemente el «por qué» de las cosas, a veces desafiando la paciencia de los adultos que lo rodean. Esta etapa se caracteriza por un deseo profundo de comprender el funcionamiento del mundo y de encontrar su lugar dentro de la sociedad.

El niño en este plano desarrolla lo que María Montessori describió como el «Gran Trabajo», refiriéndose a su inclinación a emprender tareas de larga duración con notable dedicación. Asimismo, emerge un marcado interés por la cultura, manifestándose en una avidez por entender las dinámicas sociales, históricas, y naturales que conforman su entorno.

La Importancia de la Imaginación y la Aventura

Uno de los rasgos más distintivos de este periodo es el desarrollo explosivo de la imaginación. A diferencia de la imaginación reproductiva de los menores de 6 años, los niños en el Segundo Plano de Desarrollo son capaces de concebir realidades completamente nuevas, alimentadas por una rica base de experiencias sensoriales previas. La educación Montessori capitaliza esta capacidad a través de las Cinco Grandes Historias, narrativas que exploran la formación de la Tierra, la evolución de la vida, el surgimiento de la humanidad, y el desarrollo del lenguaje y las matemáticas, entre otros temas. Estas historias, acompañadas de experimentos, líneas del tiempo y otros recursos visuales, no solo enriquecen la imaginación del niño sino que también nutren su comprensión del mundo.

Necesidades Evolutivas: Libertad, Responsabilidad y Conexión con la Naturaleza

La necesidad de exploración y de pertenencia se intensifica durante estos años. Los niños buscan activamente la compañía de sus pares, formando grupos con sus propios códigos y lenguajes, y a menudo, relegando a un segundo plano la relación con la familia. Esto, lejos de ser un motivo de preocupación, es un indicador saludable de su desarrollo social y emocional.

Además, la búsqueda de autonomía se hace más evidente. Los niños demandan más libertad y responsabilidad, manifestando un desinterés temporal por las rutinas de higiene personal o el orden, lo que refleja su enfoque casi científico hacia el descubrimiento y el aprendizaje. Este comportamiento, aunque desafiante, subraya la importancia de ofrecer espacios y oportunidades para que exploren, hagan preguntas y asuman roles activos en su proceso de aprendizaje.

El Rol del Adulto en el Segundo Plano de Desarrollo

Frente a estas transformaciones, el papel del adulto evoluciona de ser meramente un proveedor de conocimiento a convertirse en un facilitador e inspirador del aprendizaje autónomo. El adulto debe ofrecer apoyo emocional y cognitivo, presentando desafíos adecuados que permitan al niño construir su propio conocimiento. Es crucial adoptar una postura de respeto y comprensión ante las necesidades cambiantes del niño, ofreciendo libertad dentro de límites claros y coherentes.

La etapa de 6 a 12 años en el método Montessori es un recordatorio poderoso de que la educación puede y debe ser una aventura apasionante, llena de descubrimiento y crecimiento personal. Al abrazar las características únicas de esta etapa de desarrollo, podemos guiar a los niños hacia una comprensión profunda de ellos mismos y del mundo que los rodea, preparándolos para enfrentar los retos del futuro con confianza, curiosidad y una profunda apreciación por la vida y sus infinitas posibilidades.

Este enfoque educativo, que pone énfasis en la autonomía, la imaginación y la conexión con el entorno natural y social, no solo forma individuos competentes y creativos sino que también cultiva seres humanos empáticos y conscientes de su papel en la sociedad. La travesía del Segundo Plano de Desarrollo Montessori es, en esencia, un viaje hacia la formación integral del ser, donde cada descubrimiento abre la puerta a nuevos mundos de conocimiento y comprensión.

Related Stories

julio 12, 2014

Cestas de Tesoros

Arrow-up